Quizá las vacaciones se prolonguen

.gordito

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, continúa en el ojo de la tormenta por la contratación de su ex casera como delegada de la intervención del SOMU. Además del titular del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, quien le dijo que debía tener “la dignidad” de dejar el cargo, desde el sector de los gobernadores peronistas se sumaron a quienes consideran que sería mejor que diera un paso al costado. Pese a que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, lo ratificó en el cargo y ayer salió también a defenderlo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, crecen los rumores sobre los posibles reemplazantes del funcionario. En la danza de nombres, aparece el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli (de buena relación con los sindicatos), pero también el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, quien estaría hace tiempo sumando puntos para reemplazar a Triaca. En el Gobierno, no obstante, niegan todo y lo ratifican en el cargo.

Mientras Triaca disfruta de sus vacaciones en la costa, los problemas siguen acumulándose en la puerta de su ministerio. En su entorno, dicen que ya fue confirmado en su puesto y que sus asesores trabajan en las auditorías a sindicatos y obras sociales sindicales que le encargó el presidente Mauricio Macri como parte de la presión para conseguir que se apruebe la reforma laboral y las paritarias cierren por debajo del 15 por ciento este año. También el Gobierno amenaza con recortar fondos a las obras sociales, como parte de la misma estrategia. El problema que consideran en la Rosada es si Triaca puede continuar siendo un interlocutor válido para los gremios.

Por el caso de la casera de la quinta de los Triaca –que lo acusa de tenerla en negro entre 2012 y 2015, de blanquearla con la mitad de su sueldo (a nombre de su hermano) y de conseguirle un contrato en el SOMU– se siguen sumando los pedidos de renuncia. Quien más fuerte salió a reclamar su salida fue el titular de Camioneros, Pablo Moyano. “En cualquier país serio que un ministro de cualquier área pase por esta misma situación, el presidente lo habría sacado”, dijo Moyano. Ante una pregunta similar, el triunviro de la CGT Héctor Daer sostuvo que es el presidente (y no él) quien decide si Triaca se queda o se va, pero consideró “aberrante” la situación de la ex casera y los insultos que Triaca le propinó.

Por su parte, el presidente del Bloque Justicialista, Pablo Kosiner, sostuvo que “el Gobierno está haciendo un esfuerzo muy grande” para sostener al ministro. “Una de las propuestas que le hizo este Gobierno a los argentinos era subir la vara de lucha contra la corrupción y a la ética con la administración publica y se hace dificultoso como el Gobierno salió a defender al ministro Triaca”, les marcó el dirigente, titular del bloque en Diputados referenciado en los gobernadores peronistas. “Le va a ser difícil ponerse a negociar con los gremios para pedirle un esfuerzo y luchar contra el trabajo en negro cuando su actitud ha sido otra”, advirtió Kosiner, en línea con la posibilidad de que Triaca deje su cargo.

Desde el Gobierno, le tocó salir en defensa de Triaca a Patricia Bullrich. “Lo que ocurrió fue feo para todos, para él más que para nadie –se conmovió la ministra, quien también ocupó el ministerio de Trabajo en la Alianza–. Está sufriendo mucho. No creo que tenga que llegar a renunciar”. Bullrich no obstante sostuvo que tener una empleada en negro o contratarla en un cargo en un sindicato intervenido “está pésimo, está muy mal, él lo ha dicho y lo ha dicho el Gobierno”. “Si bien es un error, no sentimos que sea algo que tenga que costarle el cargo”, había dicho el viernes Marcos Peña, en un intento infructuoso por zanjar el tema.

Pese a las desmentidas diarias de una posible renuncia de Triaca, en el Gobierno ya circulan nombres de un posible reemplazante. Se menciona, entre otros, al vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, en razón de la buena relación que tejió con sindicalistas peronistas. Si bien no la desmintieron tajantemente, en el entorno del vicejefe consideraron que la versión es extraña: para ocupar el ministerio debería renunciar a un cargo por el que fue electo por los porteños hasta 2019. No está claro, además, cómo encajaría esa movida en el objetivo a mediano plazo de Santilli de competir por la jefatura de Gobierno.

Otro de los mencionados como posible reemplazante de Triaca es el ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, quien estaría interesado hace tiempo en ocupar ese puesto. Para esto viene creciendo en la consideración presidencial, después de los casos de la UOCRA Bahía Blanca y Juan Pablo “El Pata” Medina. Villegas es un hombre que viene de conducir las áreas de recursos humanos de Telecom, Walmart, Grupo Suez, Pérez Companc y Cencosud, donde aplicó medidas como el despido de los delegados gremiales. Quizás Macri tenga en cuenta su currículum si define finalmente la salida de Triaca.

Fuente: Página 12

Sea el primero en comentar en "Quizá las vacaciones se prolonguen"

Deje un comentario

Su email no será publicado

*