Elecciones 2019: el Conurbano, la obsesión de María Eugenia Vidal

mariu

Cambiemos comenzó la ardua carrera hacia las elecciones a gobernador en 22 distritos que tendrá este año el país, pero el casi 40% de los votos que aporta Buenos Aires serán los que dicten el futuro político de Mauricio Macri y en consecuencia, de su coalición de Gobierno y María Eugenia Vidal durante el esperado fin de la recesión y la llegada del olvidado segundo semestre. El Peronismo ya despertó a nivel país y comenzó la temporada de precandidatos, pero la incógnita bonaerense genera dudas en el movimiento. Nadie quiere poner la cabeza para que se la corten, la imagen negativa del partido es alta, las deudas sociales más aún y del otro lado de la vereda, para peor, vive la dirigente que mantiene la imagen negativa debajo de la positiva, rara avis en tiempos de crisis. La gobernadora Maria Eugenia Vidal sabe dos cosas: el interior no la va a traicionar, y el Conurbano es la niña bonita que cuesta seducir pero para eso trabaja y reúne, mide y analiza mucho más de lo que dice en los medios usualmente. ¿Qué le aporta tranquilidad? La pelea contra la Inseguridad, el blindaje social que aportó Nación, el cumplimiento de la obra pública que despierta esperanza en los sectores más pobres y una verba mediática con un perfil que encarnó y que le permite comunicar situaciones críticas con un estilo propio que trae más soluciones que problemas. Ahora bien, Cambiemos trabaja para que el Conurbano no le dé la espalda en algunas zonas populosas donde Cristina Kirchner llega a medir 45 puntos en intención de voto como Lomas de Zamora gobernada por Martín Insaurralde, Florencio Varela donde hace casi 30 años que Julio Pereyra es quien tiene el poder casi absoluto del distrito. Diferentes sondeos analizados por este cronista coinciden en que la tesis de mal escenario para Vidal es si Cristina Kirchner decide ser candidata a gobernadora y desistir de la utopía presidencial para emular el regreso de Juan Perón y su desastroso y violento tercer gobierno. Sino, salvo que un escándalo chequeable o parte del fenómeno global fake news afecten su nombre o el de un candidato, será nuevamente gobernadora. Con Mirtha, Vidal reiteró que “en febrero” definirá con Macri si desdoblan elecciones Así entonces, el plan es complejo: sostener la obra pública, lanzar candidatos que tengan gestión y recorran el territorio, y salir a conquistar con nueva dirigencia las zonas más populosas del Conurbano, donde los batacazos de 2015 hicieron tambalear a quienes parecían tener la llave del distrito y fueron destronados. ¿Quiénes son los encargados de lograr esos ambiciosos objetivos? Agustina Sciarletta tiene intacta la ilusión de lograr imponerse en San Fernando, tierra de Luis Andreotti quien tiene buena imagen de gestión y ocupa cargos en el distrito hace casi veinte años durante las gobernaciones de Felipe Solá, Daniel Scioli y Vidal. Allí Esteban Bullrich se impuso con el 38.4% de los votos frente al 32.2% de Cristina Kirchner. La madre de las batallas será también Tigre, donde el partido de Sergio Massa pisa fuerte y la crisis interna entre Massa y Julio Zamora, actual intendente, ya generó ruidos y la derrota en 2015 a manos de Segundo Cernadas, concejal y ex director del PAMI local. Más del 35% de los votantes del distrito eligieron a Cernadas por sobre Gisela Zamora que quedó en 32%, incluso sacando menos votos que en las PASO. Así nació el proyecto Cernadas 2019 basado en el proyecto de recuperar Tigre para todos, la obra pública, la transparencia y la sensibilidad propia de su pase por el PAMI. Las críticas a la actual gestión basadas en la suciedad y la incapacidad de haber avanzado en la construcción de cloacas y servicios básicos en los últimos quince años desnudarán la ineficiencia de Sergio Massa durante sus gestiones. El gabinete de Maria Eugenia Vidal deberá ceder también el cargo De Santiago Lopez Medrano, ministro de Desarrollo Social que deberá dar la batalla en San Martín, distrito del versátil Gabriel Katopodis. Peronista multicolor con simpatía y conversaciones con Florencio Randazzo, el cristinismo y el peronismo alternativo, promete entonces el desembarco de Lopez Medrano quien ya trabaja en recorridas durante los fines de semana para imprimirle el costado social y la lucha contra el narcotráfico en un distrito muy golpeado. Lucas Delfino irá por Hurllingam donde la batalla será dura con Juanchi Zavaleta, mientras que habrá una intensa carrera a la intendencia de Ituzaingó por parte de Gastón Di Castelnuovo y Gabriel Pozutto, ambos lucharán por el mismo cargo. “25 años sin resolver problemas básicos”, será la punta de lanza para señalar la gestión de Alberto Descalzo, también de un variopinto peronista que le permitió convivir un cuarto de siglo con el poder de turno. Los argumentos de Vidal para convencer al Presidente El talón de Aquiles del plan Vidal 2019 es La Matanza, donde Alejandro Finochiaro no logra hacer pie fuerte y Cambiemos crece por Vidal, no por candidatos. Tampoco la recorre como le gustaría a la Gobernadora. Y lo sabe. El beneficio para la gobernadora es que el distrito más grande y populoso del país cuenta con la interna más importante que se tenga memoria en la historia contemporánea entre su actual intendenta, Verónica Magario, y su antecesor, Fernando Espinoza. Concentrados en discutir internamente la sucesión y lo venidero, la gestión quedó reducida a la “rosca política” y el intento por llegar a la candidatura a gobernadora por parte de Magario, quien ya contrató agencia de redes sociales con muchas personas trabajando e incluso posicionar a la jefa comunal por sobre Espinoza, bien pegada a la figura de Cristina Kirchner. Finalmente Gladys Gonzalez ya cuenta con mucho conocimiento post campaña legislativa 2017 y un gran resultado a dos puntos de Cristina Kirchner en la lista de senadores de Avellaneda, históricamente peronista, pero ahora en manos del ortodoxo Jorge Ferraresi, quien acumula denuncias pero no logra poner de pie al bastión que supo tener prosperidad. Lo propio harán con el “cazador de traidores” de 2009, Mario Ishi, eterno intendente de José C. Paz, que deberá enfrentar a Ezequiel Pazos, quien hospedó en diciembre la escuela de dirigentes con la presencia de todos los armadores bonaerenses incluido Alex Campbell, quien trabaja en el armado de los 135 distritos con el respaldo de Maria Eugenia Vidal. “Nuestra campaña es más sencilla de lo que parece: recorremos toda la provincia, mostramos lo que se hizo, demostramos que no nos quedamos con un peso y contrastamos con el pasado, así de fácil es lograr confianza, no hay fórmulas mágicas, es lo que la vieja política no logra entender”, resumió un ministro de Vidal a este cronista. Sencillo discurso en una discusión reñida que por momentos parece resuelta y por momentos vuelve: cuánto tiempo estará el peronismo sufriendo el despoder. El “fenómeno Vidal” es espasmódico o disruptivo en la cultura política bonaerense: ¿llegó para quedarse? Macri y Vidal, complementariedad, equipo, matrimonio por conveniencia o construcción colectiva. @Pedro Paulin IG: piterpaulin

Fuente: Perfil.com

Sea el primero en comentar en "Elecciones 2019: el Conurbano, la obsesión de María Eugenia Vidal"

Deje un comentario

Su email no será publicado

*